Con mucha expectación y mayor curiosidad nos adentramos en el estudio de Clara Graziolino. La sensación de “paz” nos invade pronto, porque Clara es pura calma, todos sonrisa y mucha reflexión detrás de su obra y de su trabajo. Cara a cara con la artista, nos dejamos llevar y os lo contamos.

Escultura de Clara Graziolino

Quién: la artista y ceramista Clara Graziolino @claragraziolino
Por qué: porque queremos conocer de primera mano su obra de escultura contemporánea en cerámica, en qué se inspira y cómo trabaja.
Dónde: en su casa-estudio en pleno corazón de Malasaña, en la calle San Vicente Ferrer 46.

Cuando conoces a una persona que “fluye”, que está a gusto en su “viaje” diario, lo sientes y te marca. Es algo que se transmite y que no se puede explicar de forma racional. Así es como hemos “sentido” y conocido a la artista italiana Clara Graziolino en su estudio y hogar situado en el barrio de Malasaña, en Madrid.

Su amplia sonrisa es su carta de presentación, y detrás se encuentra una persona reflexiva en su obra, y coherente con su trabajo. Manipula el material cerámico desde el corazón, hasta obtener texturas y acabados que le inspiran, que van del papel, a la ondulación de la tela, el metal o los tubos de caucho. Y esmaltes, casi siempre blancos, que incorpora a sus piezas llenas elegantes y sosegadas, como ella misma.

Clara Graziolino

Hola Clara, muchas gracias por abrirnos las puertas de tu estudio y de tu casa. ¡Quién diría que aquí había un taller de cerámica!

Comencemos por el principio, ¿qué te hizo vincularte al arte y al material cerámico en particular?

Siempre supe que yo haría algo artístico. Comencé estudiando Historia del Arte en Turín, mi ciudad natal, un poco porque en mi familia no estaba bien visto ser artista.
Mi madre siempre dice que hizo todo lo que pudo para que no le salieran los hijos artistas. ¡Y tiene tres artistas en la familia!

Así que yo sabía que no iba a ser ni profesora ni investigadora. En paralelo con la carrera fui a talleres de escultura y comencé a estudiar también Restauración en Florencia.

Y entonces llegaste a España y diste un giro al planteamiento de tu profesión.

Sí llegué a España porque me ofrecieron un trabajo de restauradora. Encontré este espacio y aquí trabajo y vivo desde hace 14 años.
Había estudiado muchas cosas y venir a España me hizo plantearme que ya era el momento de hacer lo que había deseado durante años: dedicarme al Arte.

Al principio continué haciendo trabajos de restauración para anticuarios y particulares, tanto en cerámica como en piedra. Con esto sacaba dinero para el día a día.

Pero entonces descubriste la Escuela de Cerámica de la Moncloa de Madrid…

Sí estuve casi 5 años aprendiendo en sus talleres. Tres de ellos los pasé con Ana Medinilla, que me influyó mucho en cuanto a filosofía y en el desarrollo de mi creatividad y creaciones.

Y otros dos años estuve con Llácer. De él aprendí la parte más práctica, la resolución de proyectos en cerámica. Y de Alfonso d’Ors me llevo mis conocimientos de esmaltes.

La escuela me pareció un paraíso total

Pasaba horas trabajando y horas en el jardín.

Cuenta Clara que la Escuela de cerámica de la Moncloa fue realmente una fuente de inspiración para ella. Y que en ocasiones, cuesta marcharse y emprender tu propio vuelo. Porque es un lugar donde se está bien y te sientes “protegido”. El paso al mundo profesional es otro cantar.

¿Cómo pasaste de ser alumna a artista proactiva de cerámica?

Dejé la escuela y comencé a presentarme a concursos, pero no me seleccionaban en ninguno. Quería tener un currículum dentro del sector, y esta fue una de las vías que se me ocurrió seguir. Ahora los concursos sí están funcionando para mí.

Este año Clara Graziolino ha recibido el premio del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España (MAGRAMA), en la modalidad de escultura cerámica.

Pero mi primer salto a la “palestra” fue una exposición individual que tuve en Sargadelos, en 2008. Y desde ese momento, despegué.

El galerista y anticuario Jon Urgoiti comenzó a interesarse en mis piezas. Vendía muy bien mis esculturas con él y estuve un tiempo así, hasta que llegó la crisis. El ritmo bajó y tuve que capear el temporal como todos. Siendo siempre fiel a mi estilo. Eso es algo importante para mí. Si alguien quiere que haga un trabajo por encargo, tiene que estar basado en mis piezas. Puedo ampliar y adaptar tamaños, ciertas formas… pero siendo fiel a mi obra. Es algo que trato de cumplir.

A pesar de la crisis Clara siguió trabajando, realizando encargos y abordando nuevos proyectos, como un mural de 5 metros que le hizo aprender mucho de muralismo. También estuvo en algunas webs de venta de Arte, de lujo.

¿Con qué puntos de venta cuentas actualmente?

Vendo en galerías de Rusia y de EEUU. También en una galería de Palermo, allí tengo mi público, más que en Turín, que es de donde yo soy.
Realizo también ventas a través de mi web y continúo teniendo piezas en la Galería de Jon Urgoiti, aquí en Madrid.

Dices que te “has quedado enganchada con la cerámica”, ¿con qué otros materiales has trabajado o trabajas?

Cuando me dedicaba a la restauración trabajaba con piedra y madera también. Pero no tengo la infraestructura suficiente para trabajar esos materiales. Así que cuando necesito algo (en madera o hierro, por ejemplo), lo encargo fuera.

Me interesan mucho los materiales sencillos como el papel o la tela. Y por eso trato de reproducir sus pliegues o texturas en cerámica. Justo ahora estoy experimentando con el aluminio, tratándolo como si fuera papel. Es muy maleable y se puede manipular.

¿Qué pastas utilizas?

Siempre trabajo con refractario o gres, en alta temperatura. Y en cuanto a esmaltes, suelo trabajar con una bases que modifico. También utilizo esmaltes comerciales, según lo que necesite.

La obra Cotidiana que ganó el premio de MAGRAMA Lleva un esmalte blanco, que suelo utilizar a menudo en mis piezas, en mayor o menor proporción. Intento ser muy minimalista.

Cuéntanos, ¿cuáles son tus proyectos de futuro?

Estoy creando un catálogo con mis productos y precios, para enviar a clientes interesados, galerías y demás. También estoy trabajando en una pieza de decoración para un cliente, con unas características concretas. Quiere tener una de mis esculturas en un espacio de su casa.

Dices que la cerámica tiene algo que te atrapa, el arte en general… pero que eso a veces puede ser una trampa. ¿Qué consejo darías a alguien que quiere dedicarse al mundo de la cerámica de forma profesional?

Profundizar es importante, no ceder a la dispersión. Llega un momento en el que tienes que elegir y definir tu trabajo.

Y por supuesto, ser muy intuitivos, abiertos, y no tratar de racionalizar todo. Esto no es una empresa con un Business Plan, seguir el corazón es importante.

Hay que trabajar mucho para encontrar tu camino, sin hacerse muchas preguntas y confiar en que saldrán las cosas. “Que la inspiración me pille trabajando”, como dijo Dalí.

La cerámica requiere disciplina, es un proceso largo, y es importante seguir el instinto. Si logras sacar lo más profundo de ti, ¿cómo no vas a conectar con la gente?

¿Cuál es la herramienta que no te puede faltar en el taller?

Utilizo mucho la laminadora. Es probablemente una herramienta muy importante para mí.

Taller de Clara Graziolino

¿Qué opinas del mercado de la cerámica hoy en día?

Oigo decir que es un buen momento para la cerámica. Da igual todo si tú realizas una pieza maravillosa, a la gente le gustará seguro, independientemente del momento.
Yo no creo tanto en las tendencias. Si consigo transmitir que una pieza de cerámica está bien hecha, gustará.

Quiero demostrar también que la cerámica se puede usar de forma diferente. Porque el problema es que hoy en día no hay un concepto de Artesanía Contemporánea elevado, al menos en España y en Italia. No se valora el trabajo con las manos, sólo lo conceptual.
Y aunque no sienta que hay un mercado perfecto para mí, siempre al final encuentro mi sitio.

Fiel a sí misma y en especial a su trabajo, esta es la esencia que desprende Clara Graziolino, algo que se nota en sus piezas, repletas de honestidad.

Gracias Clara por enseñarnos un pedacito de ti, de tu taller y de tu hogar. ¡Simplemente admirable!

Conoce más sobre Clara Graziolino:

Página web: http://www.claragraziolino.com/es/

Facebook: https://www.facebook.com/claragraziolinoceramicsandsculptures/

Instagram: https://www.instagram.com/claragraziolino/

 

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account