Entrevistamos a Manolo Fernández Quintana, creador de la fábrica Vior, que destacó dentro de la cerámica en los años 60 y 70, y persona autodidacta e inquieta donde las haya. Ha pasado por diferentes entornos que van del cine, a la decoración, la cerámica, el diseño de muebles y la enseñanza, alentado siempre por un motor esencial en la vida: la creatividad.

Quién: Manolo Fernández Quintana

Por qué: Por su interés por la enseñanza de la cerámica y su teoría de la Creatividad

Dónde: En su taller y Escuela de Cerámica de Algete, EKA

Manolo, natural de Oviedo, llegó muy joven a Madrid, con apenas 18 años. Inducido por una tendencia casi natural, que desde bien pronto le ha conectado con el arte y la creación, comenzó a trabajar como aprendiz en una productora de dibujos animados y de ahí pasó a trabajar en el departamento de Arte de la productora de cine Bronston.

De su paso por el cine se llevó dos grandes tesoros: su amigo y socio Jesús Jiménez Pindado, al que conoció durante su trabajo y con el que más delante fundaría la fábrica Vior. Y las conversaciones rodeado de artistas, trabajadores del cine, durante las sobremesas y comidas de la productora.

Allí entendí lo que era el Arte, allí lo aprendí todo

Pero, ¿cómo llega entonces Manolo al mundo de la cerámica? Hemos tenido la suerte de entrevistarnos con él, de conocer su taller y cada una de las historias que han ido conformando su perfil profesional.

Extracto sobre la fábrica Vior, de Revista Cerámica

Hola Manolo, muchas gracias por recibirnos. ¿por qué y cuándo comienza a interesarte la cerámica?

Llegué a la cerámica de una forma casi casual. En 1968 fundé junto a mi amigo y compañero Jesús Jiménez Pindado la fábrica Vior. En un principio hacíamos velas y objetos de regalo. Era una buena época, la época del boom de las tiendas de regalo en España.

¡Estábamos locos! -cuenta riendo- pintábamos piedras de río que vendíamos muy bien, y también hacíamos muñecas de trapo.

Cada año sacábamos un muestrario nuevo de productos y coincidió que un importante restaurante de Madrid se interesó por nuestras velas, pero necesitaban soportes. Así es como comienza nuestro primer contacto.

Al principio lo encargábamos a otro taller pero pronto nos planteamos aprender cerámica nosotros mismos.

Y entonces visitáis la Escuela de Cerámica de Francisco y Alcántara de Madrid

Sí, estuvimos poco, porque nosotros necesitábamos resultados rápidos, ya que teníamos la empresa en marcha. Así que enseguida montamos nuestro propio taller en el Paseo de Extremadura. Y comenzamos a trabajar de forma completamente autodidacta. Al principio con algunos llantos al abrir el horno, pero poco a poco fueron saliendo buenas piezas.

¿Qué tipo de piezas hacíais?

Bisutería, espejos, marcos… cosas que no existían entonces. En 1975 decidimos presentarnos a la Feria Internacional de Cerámica y Vidrio de Valencia. Y nos fue muy bien, hicimos muy buena caja.

Vior comenzó a crecer, y se trasladó a Alcorcón, donde Manolo y su socio se separaron, aunque la amistad sigue por siempre, y comenzaron a trabajar cada uno en su taller. Manolo continuó al frente de la fábrica, llegó a tener varios torneros y escayolistas para hacer moldes.

Durante varios años la empresa funcionó muy bien, llegando a hacer la fachada de conocidos locales comerciales. En los años 80 Manolo decide dar un giro, deja Vior, y monta su taller en solitario en Algete, su taller actual, donde además da clases desde 1981.

Quería desquitarme un poco de la cerámica y estuve haciendo otras cosas durante 8 meses

Breve paréntesis que aprovechó para adentrarse en el mundo de la decoración, experimentando con materiales como el caucho y el metacrilato.

Háblanos de tu taller de Algete y de tu experiencia como docente en la cerámica

Llevo más de 30 años dando clases es mi escuela, EKA, Escuela de cerámica de Algete. Ahora estamos experimentando mucho con cocciones: rakú, sigilatas… También me gusta combinar las clases con otras actividades como Ikebana, la meditación o la ceremonia del té.

He impartido clases, asimismo, en la Escuela municipal de Algete durante 7 años. Y soy profesor actualmente, en paralelo con mi escuela, del Colegio Escandinavo desde hace 10 años, y de la escuela de Azuqueca de Henares, en Guadalajara.

A Manolo le interesa mucho la docencia, que pone en práctica a través de la cerámica. Durante los últimos 6 años ha profundizado precisamente en la investigación del aprendizaje y en la aplicación de la creatividad a todos los ámbitos de la vida. En este sentido, ha puesto en marcha un proyecto personal, que conjuga cerámica y creatividad.

¿Qué significa para ti Creatividad?

Llevo 6 años centrado en la investigación de la enseñanza de cerámica y la creatividad. La creatividad está en todo, lo veo y lo pongo en práctica cada día con los niños a los que doy clase.

La creatividad es útil para la vida, para todo en la vida y para toda la vida

Y lo que es más importante, es posible tener un método para ser creativo. Pero para ello se necesita, valor y constancia.

Desde esta premisa de la creatividad, ¿qué consejo darías a una persona que quiera dedicarse profesionalmente a una tarea eminentemente creativa? Como la cerámica, por ejemplo

Que sea coherente con uno mismo y honesto; una vez que sabes que te quieres dedicar a la cerámica (o a lo que sea, con decisión) es importante estar atento para no quedarte estancado y fracasar, con la velocidad a la que cambia todo.

 Y aquí entra de nuevo la creatividad: estar dispuesto a equivocarse, no tener miedo a defraudarse a uno mismo. La omisión es siempre mucho peor, dejar de hacer las cosas, en definitiva, es peor.

Y en segundo lugar, hay que buscar las oportunidades, determinar y enfocarse. Tener la mente abierta, porque entonces es cuando las oportunidades llegarán.

¿Qué opinas del mercado de la cerámica en España, actualmente?

Creo que las redes sociales están ahí y actúan como un medio de inspiración. Pero nunca debe de servir para copiar. Es esencial poner tu trabajo, tu persona.

Al mismo tiempo que saber que si no hay memoria, no hay tampoco creatividad.

En cuanto al mercado en sí, estoy un poco fuera, ya que me centro en la docencia, pero sí que veo que profesionales que conozco que antes vendían mucho, han bajado hasta un 80% sus ventas. Por lo que me cuentan.

¿Proyectos de futuro?

He creado un proyecto educativo para transmitir estos conceptos de Creatividad, cómo utilizarla en la vida, en la cerámica en particular, y cómo salir de los posibles bloqueos.

Y estoy escribiendo un libro sobre cerámica, desde un punto de vista no tanto histórico, sino conceptual y filosófico.

 

Deseando conocer en profundidad sus conocimientos de cerámica y creatividad, sólo con una conversación ya se percibe su alma inspiradora.

Desde Marphil, te damos las gracias Manolo por compartir una parte de tus enseñanzas con nosotros.

 

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2018 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account