En el tutorial de hoy te contamos dos formas diferentes de utilizar cristales para decorar una pieza de cerámica de barro de alta temperatura. Utilizaremos cristales reciclados y cristales granulados disponibles en Tienda Marphil.

¡Comenzamos!

 

Como ya sabéis, los cristales funden en el horno cerámico, a una temperatura óptima, a partir de 1150 grados, en adelante. Crea efectos únicos, aportando color a través del cristal, o simplemente translucidez con cristales blancos.

Vamos a enseñaros una forma sencilla de combinar cristales de color y cristales transparentes, en una misma pieza, junto a engobes y óxidos, para aportar el color.

 

 

Qué vamos a necesitar:

 

PRIMER PASO

Modelamos una fuente redonda, con barro refractario que creamos mediante planchas. Hemos utilizado refractario gris chamota media de la marca Sio 2.

 

SEGUNDO PASO

Ponemos base de engobe blanco, (en nuestro caso realizado con gres de colada blanco de alta temperatura) en el interior y aplicamos aguadas de óxidos. De esta manera resaltarán y destacarán el color de los óxidos que apliquemos posteriormente. La utilización de los engobes es una opción muy valida y económica cuando queremos matizar el color de una pasta.

Hemos usado óxido de cobalto y carbonato de cobre, pero también podemos usar óxidos silicatados como los óxidos serie D y óxidos serie P . La idea es aportar color a través del cristal transparente, una vez se haya cocido la pieza.

 

TERCER PASO

A continuación, rompemos nuestro bote de conservas en varios pedazos y lo colocamos en el interior de nuestra fuente.

 

CUARTO PASO

Modelamos tres pequeños platitos, también mediante plancha, y de la misma forma aplicamos engobe blanco de alta temperatura en su interior.

Colocamos los cristales granulados de colores, creando una bonita combinación entre sí. Hemos escogido los colores rojo, azul, negro y blanco.

 

QUINTO PASO

En cuanto a la temperatura: si aplicamos, como en este caso, cristales que reciclamos de envases, subiremos hasta alta temperatura sin problema. Pero los coloreados sufrirán demasiado a esa temperatura, con lo que deberemos dejarlos a 1150/1200 grados. Llegando a esta temperatura, la consistencia de la pasta refractaria no se va a ver mermada.

¡Ahora toca disfrutar del resultado! Como veis, los cristales se han fundido por completo, creando una capa gruesa que aporta resistencia a la pieza

¿Te atreves a probarlo?

 

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account