La técnica cerámica de la Cuerda Seca consiste en la decoración de un objeto cerámico (en plano para que no descuelgue) mediante el dibujo realizado con un elemento graso. Al ser, como decimos, el trazo realizado con un aceite o grasa, el color queda “atrapado” en distintas celdas de tal forma que en la cocción no se mezclen, resultando un efecto muy llamativo.

Una vez realizado el dibujo deberemos aplicar con una pera de goma los esmaltes de referencia “CS” (previamente disueltos en agua y tamizados) en los compartimentos que les corresponde, procurando presionar la pera desde el centro de la celdilla, hasta que el líquido llegue al trazo repelente. En este punto se detendrá el líquido y no atravesará la línea; entonces aprovechando este efecto iremos presionando la pera de tal manera que obtengamos el espesor de esmalte deseado. Es usual una capa entre 1,5 y 2mm.

Cuando la superficie a rellenar es relativamente grande habrá que hacer la operación rápidamente, para evitar que seque (por absorción) demasiado pronto, ya que si esto ocurre resultará difícil dar el espesor de esmalte adecuado.

Dividimos los esmaltes cerámicos para Cuerda Seca en tres familias:

Serie 200: gama de colores opacos de gran viveza. Para trabajar indistintamente sobre pasta roja o blanca.
Serie 400: colores traslúcidos recomendados para pastas blancas.
Serie 100: colores mates.

El trazo del dibujo podemos realizarlo en blanco o negro: Contorno.
El vehículo apropiado para empastar este óxido de contorno es nuestra Grasa Miel.

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account