Diseño de líneas sencillo; el color blanco donde forma y función son los protagonistas; piezas que recuerdan a los capazos en los que antaño, dormían los bebés. Así es la cerámica creada por BAS, “macetas cuna” que abrazan a las plantas.

Quién: Xénia Bas

Por qué: Porque sus piezas son un buen ejemplo de unión entre diseño, cerámica, tradición y nuevas tecnologías.

Dónde: En su taller del barrio del Poblesec, en Barcelona.

 

Xènia Bas y su marido Daniel son los creadores de BAS. Juntos decidieron crear un proyecto que se ha convertido en su proyecto de vida, donde la cerámica, la funcionalidad, el diseño y la combinación de técnicas tradicionales con nuevas formas de crear, dan como resultado una pieza perfecta y completa: sus “macetas cuna” repletas de amor, con líneas finas y depuradas.

Hablamos con Xènia Bas para conocer de cerca su historia y sus nuevos proyectos.

Hola Xenia cuéntanos, ¿quiénes formáis BAS?

Actualmente detrás de Bas estamos Xènia Bas y Daniel, mi marido, pero alrededor de Bas tenemos algunos colaboradores y diseñadores que nos apoyan como Maria Massó, diseñadora e interiorista.

Daniel se encarga de la parte de comunicación y tecnología, yo me ocupo del taller aunque nuestros roles muy a menudo se mezclan. Los dos pensamos y sentimos todo lo que envuelve a la marca, son dos perspectivas sobre un mismo foco, que se alimentan.

La cerámica no es algo nuevo para Xénia Bas. Su madre, Alicia Bas, es ceramista y comenzó a trabajar con el material en los años 70. Tenía el taller en su casa, por lo que ella ha vivido y respirado cerámica desde muy pequeña.

El taller siempre estuvo en casa, así que siempre lo viví de cerca, desde muy pequeña jugaba con la arcilla en los rincones del taller.

 

¿Por qué decides seguir los pasos de tu madre?

Me formé en Artes y Oficios y me especialicé en joyería, oficio en el que trabajé durante algunos años. Después de correr por distintas experiencias, quisimos, junto con mi marido, poner todos nuestros esfuerzos en un proyecto común que encajara con nuestra forma de ser y vivir. Y volvimos al origen, a la cerámica.

Mi madre nos abrió las puertas de su taller y nos apoyó en todo hasta que pudimos trasladarnos a nuestro propio espacio, donde estamos ahora.

 

¿En qué técnica/s te has especializado y por qué?

Como bien sabéis el mundo de la cerámica es infinito, siempre hay perspectivas nuevas de exploración. Nuestro enfoque está basado en mirar hacia atrás, en quitar más que en añadir.

Es difícil hablar de una técnica favorita… quizás el hecho de haber trabajado como joyera me ha dado una mirada más “micro”, un poco más precisa e incluso una manera distinta de coger las herramientas de como lo hacía mi madre.

Trabajamos con el torno, con moldes de escayola y ahora también con impresora 3D.

Todas las técnicas y herramientas son como puertas que se abren a un mundo inacabable y atrayente. Me gusta asomar la cabeza a esas puertas y si hace falta me zambullo todo lo que puedo. A mi, la técnica me apasiona. Me estimula el hecho de perfeccionar técnicamente y quizás en estos momentos lo que más me tiene atrapada es trabajar con moldes, siempre me gustaron, desde que los utilizaba en joyería, pero es ahora con la cerámica donde desarrollamos múltiples posibilidades.

 

¿Qué importancia tienen los moldes en vuestro trabajo?

A veces se oye hablar que los moldes sirven para hacer copias … pero no es así. Claro está que esa es una función y nos ayudan en la producción, pero para mi son auténticas herramientas que me ayudan a elaborar diseños aparentemente imposibles.

 

Vuestras piezas tienen un fuerte componente de diseño, ¿qué opináis del diseño en cerámica en la actualidad, en nuestro país?

Yo diría que en nuestro país, en general, el diseño todavía no se entiende ni se valora. Si a esto le sumamos que la cerámica todavía está considerada como un “arte menor”…. la combinación entre diseño y artesanía es todavía incomprensible para gran parte de la sociedad.

Por otro lado, hace falta que el diseñador comprenda al artesano ceramista y su oficio ancestral. Y a la vez, que el ceramista sepa leer el tiempo en el que está para adaptar su forma de trabajo.

Poco a poco esto está cambiando. Nosotros mismos estamos cambiando, los ceramistas empezamos a creer que lo que hacemos tiene valor pero todavía falta bastante para que se entienda que el arte, la artesanía, el diseño, la música, la poesía… son necesarios para una sociedad sana, dar valor a estas cosas es el reflejo de una sociedad sana y próspera.

 

A nivel de marca estáis muy bien definidos y posicionados, ¿cómo lo habéis hecho?

Desde el principio tuvimos muy claro cómo debíamos definirnos, crear nuestro espacio dentro del mundo de la artesanía y tener una narrativa clara. Junto con la diseñadora Maria Massó, creamos la marca, pusimos muchísimo esfuerzo en ello, creímos que era algo fundamental y ahora estamos muy contentos con el resultado. Ahora vemos cómo creamos algo que cada día crece un poco.

En 2016 BAS recibió el premio a la mejor marca artesana de Cataluña. Algo que les ayudó e impulsó su marca, tanto a nivel comercial como emocional. Es un gran apoyo, siempre, recibir un reconocimiento al trabajo bien hecho.

 

Referentes, ¿en quiénes o en qué os inspiráis para crear vuestras piezas?

Podríamos hablar de Llorens Artigas, Lucie Rie, Hans Coper, Chillida, Derek Wilson, Jaime Hayon…

¿Cuál es vuestra pieza favorita? ¿y la más demandada?

Ponemos mucho cariño en todas ellas y no tenemos una favorita pero quizás la que explica mejor nuestra marca es la Essencial nº2. La más demandada es la Essencial nº5, quizás es la más versátil.

 

¿Con qué materiales os gusta trabajar?

Evidentemente la arcilla, en todas sus variantes. Pero también nos gusta mucho la interacción con la madera o el vidrio… cualquier material “puro” hecho por un artesano es interesante. Ahora también estamos echando el ojo a nuevos materiales, cuanto más orgánicos mejor.

Pensamos que la cerámica se puede adaptar muy bien con este tipo de materiales.

 

¿Dónde podemos comprar vuestras piezas?

Principalmente en nuestra tienda online o en nuestro taller. También tenemos algunos puntos de venta, y en los mercados itinerantes.

Realizáis cursos intensivos en vuestro estudio, ¿en qué consisten?

Sí, hacemos un curso regular durante todo el año, y también realizamos cursos intensivos más especializados. Tenemos un curso de Torno y Moldes que tiene muy buena acogida por aquellos que quieren producir sus diseños en cerámica.

 Algo que no puede faltar en vuestro el taller de cerámica

Las herramientas que más usamos son, curiosamente, las más antiguas heredadas de mi madre. Otras que compré a un ceramista retirado o las que fabricaba mi abuelo (que era muy manitas). Pero si tuviera que elegir, sin duda las que más utilizo son las espátulas de acero.

 

¿Proyectos de futuro a la vista?

Estamos desarrollando un nuevo proyecto que se centrará más en la exclusividad de los productos, estamos todavía en fase de investigación y aprendizaje.

También tenemos la idea de proyectarnos más internacionalmente.

 

Cerámica, arte y artesanía hoy, ¿Qué opináis del mercado español de la cerámica vs mercado internacional?

En el mercado español todavía cuesta mucho abrirse paso, pero poco a poco el interés por la cerámica va creciendo y afortunadamente hay mucha gente que hace cosas interesantes, pero hace falta poder explicarlo a la sociedad y que la sociedad entienda el valor que la cerámica tiene; para eso hace falta más interés y apoyo por parte de instituciones.

Parece que si no eres una gran empresa no se te da valor, en cambio en buena parte de Europa o EEUU los ceramistas precisamente son valorados por ser pequeños y hacer trabajos con singularidad. Es necesario más apoyo en la educación artística o de cualquier disciplina creativa.

 

Vosotros habéis escogido la cerámica como profesión, y aunque aporta mucho, también es un camino complicado. ¿Qué consejo le daríais a alguien que quiere vivir de la cerámica?

Para dedicarse profesionalmente a la cerámica hacen falta grandes dosis de paciencia y resistencia, hay que saber aceptar con alegría los fracasos momentáneos, lo que ahora se le llama resiliencia!

Pero además, para mí, es fundamental salir del confort del propio oficio y estar abierta a otras disciplinas, entender que lo que yo sé es muy poco e intentar aprender de personas entendidas en lo suyo.

Además de esto no tener miedo y arriesgar. La cerámica no es fácil pero de ella aprendemos acerca de nosotros y todavía nos recompensa enormemente.

Sin duda el camino no es sencillo pero es sumamente gratificante. Y de nuevo vemos cómo la interacción entre disciplinas diferentes, en este caso cerámica tradicional, cerámica contemporánea y diseño, hacen que el resultado crezca exponencialmente.

Gracias BAS por contarnos vuestra bonita experiencia. Entre todos, la cerámica crece.

Mas acerca de BAS:

Web: https://basbarcelona.com/

Instagram: https://www.instagram.com/basbarcelona/

Facebook: https://www.facebook.com/basbcn

 

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account