Cuando el gusanillo de la cerámica pasa de ser un hobby a algo más serio, todo ceramista sueña con tener su propio taller. Qué bonito sería tener espacio, no mover las piezas de un lado para otro para hornearlas, contar con tu propio muestrario de esmaltes e ir haciéndolo crecer… Tomada la decisión: “¡quiero montar mi propio taller de cerámica!” , ¿y ahora qué?

Consejos y material para montar un taller de cerámica

Sí, porque de la ilusión al hecho, también hay un buen camino, y no os vamos a engañar, montar de cero un taller de cerámica no es sencillo, y hay muchas cosas que hay que tener en cuenta. Porque de ello, dependerá la inversión, y la compra de materiales básicos que deberían durar lo suficiente como para amortizar el desembolso. O en parte.

Os queremos ofrecer pequeñas pinceladas, a modo de recomendaciones, que sería bueno tener en cuenta, a la hora de elegir espacio, horno o cualquier otro material imprescindible para tu trabajo.

Primeras consideraciones

– ¿Quiero tener un taller en el que trabajar? ¿O también me gustaría vender allí?
– ¿Tengo pensado dar clases?
– ¿Qué tipo de piezas voy a crear?
– ¿Solo o acompañado?
– ¿Quiero hacer/ofrecer otro tipo de actividad?

De la respuesta a estar preguntas dependerá la elección del local. La calle o zona escogida para montar el taller; las infraestructuras del mismo (por ejemplo, número de baños); licencias necesarias; tamaño; organización del espacio; maquinaria necesaria, etc

Una vez decidido esto, la compra de materiales es un paso que va intrínsecamente ligado a las preguntas anteriores.

Compra y elección del Horno

La primera y una de las elecciones más importantes a la que hay que enfrentarse cuando se monta un taller de cerámica es decidir qué horno comprar. Es una de las elecciones también más emocionantes, que hacen de tu espacio un verdadero taller profesional.

En este sentido, deberán de tenerse en cuenta inicialmente tipo de piezas que se van a trabajar (en alta y/o baja temperatura) y volumen de carga.
En el mercado hay hornos monofásicos y trifásicos, que van a condicionar la acometida de luz y la tarifa mensual. Así como el cambio de boletín eléctrico, que ronda los 300 euros.

En cualquier caso, hay hornos que funcionan desde 2,9 kw, con conexión monofásica, y subiendo.

A continuación, aportamos la oferta de la tienda Marphil, de hornos Nabertherm:
Y el apartado de servicio técnico, a cargo de Antonio García Bermejo.

Herramientas y equipo para trabajar

Si en tu plan de trabajo está dedicarte a la alfarería, hay una amplia gama de tornos eléctricos. Asimismo, la elección del torno perfecto dependerá también de las expectativas de uso: personal, colectivo en clases, iniciación, avanzado, entre otras.

Existen tornos con un motor sumamente eficiente para ahorrar energía que no producen ninguna vibración. Con patas para ajustar sobre una mesa y con doble sentido de giro.

El peso, es muchos casos, también es fundamental, si el torno no tendrá un lugar fijo.

La laminadora es otro útil de equipamiento cerámico, imprescindible para muchos ceramistas, que trabajan con estructuras de planchas. Hay laminadoras de sobremesa y con la mesa incorporada, así como diferentes niveles de espesor, peso de la máquina al completo, y tamaño posible de la plancha. En algunos casos, hay laminadoras que permiten crear láminas con diferente espesor en cada parte. El precio variará en función de estas prestaciones.

La elección del barro: Esto vendrá definido por la línea de trabajo del ceramista, así como por la finalidad del taller.

Como opciones, hay muchas, comenzando por arcillas de baja temperatura  y alta temperatura. De ahí, las opciones son infinitas en función de color, materiales que lo formen, textura, cantidad de chamota, acabados, extrusionada o en polvo… Os invitamos a conocer la amplia gama de arcillas que hay en la tienda Marphil: https://www.marphil.com/categoria-producto/arcillas/

El mundo de la Herramientas para trabajar el barro es tan amplio como la imaginación del ceramista pueda abarcar. Habrá herramientas que se volverán “imprescindibles”, y otras que se utilizarán en proyectos concretos: esponjas, palillos, espátulas, extrusoras, limas, tornetas…

Pero tener donde elegir, es lo importante: https://www.marphil.com/categoria-producto/herramientas/.

Y el maravilloso mundo de los esmaltes y los engobes. En Marphil se puede optar por adquirir productos comerciales, para arcillas de baja y alta temperatura, y rakús. Marcas como Mayco, Duncan o Botz, esmaltes en suspensión, dan muy buen resultado y ofrecen una amplia variedad de efectos.

Pero también encontrarás materias primas para crear tus propios esmaltes. Así como pigmentos colorantes.

Con todo esto, contarás con un equipamiento básico para montar y comenzar a trabajar en tu taller. Pero el día a día será quien marcará lo que irás necesitando.

Por eso es bueno hacer un plan inicial, un proyecto con los objetivos básicos del taller, contar con lo imprescindible para llevarlo a cabo, y dejar que sea el tiempo, la experiencia y la evolución del trabajo quien vaya diciendo qué necesitas.

Como recomendación final: comenzar con lo básico, y lo imprescindible, y aumentar poco a poco según lo requiera el trabajo, los encargos y la evolución profesional.

Y sobre, todo, siempre… ¡SUERTE E ILUSIÓN!

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2020 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account