Blancura y perfección; serenidad nórdica; experiencia y concepto, Marre Moerel es todas esas cosas canalizadas a través de su obra, que ella misma define como un proceso, no sigue un camino trazado, se deja llevar. Un proceso de creación que no significa avanzar, es simplemente cambiar. Porque “no hace falta hacer nada nuevo, ya lo tenemos todo”. Definitivamente, conocer a Marre Moerel es como tomarse un zumo concentrado de inspiración y energía creativa.

Marre Moerel en su estudio

Quién: Marre Moerel @marre.moerel
Por qué: Por su obra, reflexionada, y su proceso en crecimiento. Y también porque su profesionalidad y conocimiento del sector y del trabajo autónomo es tan alto, que cada palabra es un aprendizaje.
Dónde: En su estudio-tienda de la calle Luna 19, en Madrid

Marre Moerel no es diseñadora. No en sentido estricto, así lo explica ella misma. No dibuja, ni proyecta, ella trabaja con las manos, se considera de hecho más artesana y escultora. “Yo no dibujo, mi trabajo es muy intuitivo. Comienzo a trabajar con las manos, con objetos que me interesan. Y nunca tengo un plan cerrado, simplemente me dejo llevar”.

Alma de artista, también, sin duda, Marre Moerel nos recibe en su estudio de trabajo y tienda de la calle Luna, en Madrid. Sencillo y pulcro, ya en la entrada, un simple vinilo con su nombre nos indica el lugar. Sus blancas ramas, obtenidas de ramas originales, decoran la fachada. Minimalismo e intervención natural.

En la primera planta encontramos su tienda, con piezas conocidas y otras muy recientes, así como trabajos y colaboraciones exclusivas y muebles, también diseñados por ella. La trayectoria profesional de Marre Moerel combina escultura y diseño de muebles y hoy diseño y trabajo de pieza de cerámica, partiendo del objeto reconocido, al que da una nueva vida, y el molde.

Hola Marre, gracias por recibirnos. Háblanos sobre tu trabajo, ¿cuál es la esencia de las piezas que creas?

Utilizo siempre objetos encontrados que me atraen o que significan algo para mí. Los manipulo y los cambio, pero siempre respetando la historia que tenga cada pieza. Es fácil que cada objeto tenga algo de mí, algo personal en este sentido.

Mi obra es como una gran biografía de mi vida

Mi trabajo no parte de cero, es una continuación de la vida de ese objeto, transformándolo en otro. Saco moldes de los objetos que encuentro, a veces también modifico antes la pieza original, y después cuando saco cada pieza del molde, también la modifico.

Escultura riñón dorado

Estudiaste escultura y diseño de muebles en Londres y Nueva York. ¿Por qué te has centrado en el material cerámico?

Me encanta el material, pero también por razones económicas. Cuando monté mi propio negocio, me di cuenta de que yo sola no tengo la infraestructura suficiente para hacer muebles. Pero sí para realizar trabajos en cerámica.
No ha sido tanto por elección como que lo encuentro más sencillo.

¿Con qué cerámica sueles trabajar?

Casi siempre trabajo en loza. Aunque la serie de Food on the Table con diseño de vísceras, está hecha en porcelana. Y también mis ángeles. Una intervención realizada a raíz de unos moldes de escultura de ángeles que encontramos en una iglesia.

Cuéntanos, ¿por qué piezas para la mesa, con diseño de vísceras?

Yo llegué a España hace 15 años y cuando vi en los mercados que se vendían vísceras de animal por todas partes, me impresionó. No lo entendía, me daba mucho asco, pero a la vez me fascinaba. Esto en Holanda era impensable (su país natal).

Colección Food on the table
Así que comencé a trabajar en ello, también como una parte de conocer la sociedad. La comida, los mercados, los pequeños comercios, dicen mucho de un país, de sus tradiciones, forman parte de él. Se trata de una exploración social del entorno.

Y creaste piezas muy “asépticas”…

De alguna forma quería hacer un homenaje a esos “objetos”, a las vísceras. Al volverlas tan blancas y darles además una utilidad en la mesa, mi intención era producir un “choque”.
Trabajar con ellas me permite investigar en campos como la biología y la sociología.
La carne cruda es como el “hermano malo”, pero es importante en nuestro ser, en el ser humano.

¿Cuál es tu proceso de trabajo creando estas piezas?

Es diferente trabajar con partes del animal que tienen piel que con partes que no la tienen. En unos casos hay que quitar la sangre y trabajar en cierto estado de congelación, para poder sacar el molde. Con el yeso también se deforman, así que es importante calcular los tiempos. Objetos con piel, son más fáciles de obtener.

Patas de cerdo

¿Dónde encuentras tu inspiración?

Por la calle, cosas muy normales, objetos encontrados… Que sean bonitos o sencillos, para que yo pueda intervenir en ellos. Y darles otra vida. Algunas de mis lámparas han surgido de juguetes de mi niño, de su pelota, por ejemplo.

Lámparas de Marre Moerel

Mi modo de trabajo consiste en explotar el material al máximo. Más que producir, es ver cómo puede crecer sin intención un objeto.
Muchas cosas salen también por accidente y eso me encanta.

Otras influencias…

Mi padre era arquitecto en los años 60-70, he crecido viendo piezas de líneas sencillas. El color blanco está en mis venas, es mi lado nórdico.

Ahora Marre Moerel está trabajando en una nueva línea, principalmente utilitaria y decorativa, con color. Colores pastel, aunque en algunos casos el negro cobra también protagonismo, mezclados entre sí.

¿Qué opinas de la cerámica actual?

La cerámica está siendo un boom en todo el mundo. Por una parte creo que hay razones económicas, es fácil comenzar con poco.
También es anti estrés, algo necesario hoy en día. Cuando tocas el barro te da felicidad, es un material humilde.

¿Qué consejo darías a alguien que quiere dedicarse al arte, y a la cerámica en concreto?

Entrar en ello con obsesión y sin pensar en la parte económica. Que salgan las cosas del corazón.
Y no esperar que la gente venga a ti. Al principio hay que dedicarle muchas horas, y con el tiempo, sigue siendo duro, no puedes pensar que va a ser más fácil en 20 años.

También es importante creer en tu propia visión y expresarlo. Siempre hay un mercado ahí fuera, de personas, que conectan con tu trabajo.

Actualmente Marre Moerel tiene piezas en diferentes galerías y tiendas de Portugal, Miami, Italia y España.

Y siempre participar en ferias. En las importantes, de hecho: Milán, Francia o Nueva York. Ser muy consciente de que vas a tener que invertir en esto parte del dinero que ganes.
Y si no te lo puedes permitir, comenzar de alguna forma, buscando subvenciones por ejemplo. Encontrar la manera de salir fuera y promocionar tu trabajo, que es algo básico.

Macetas de Marre Moerel

Marre Moerel, que siempre ha trabajado sola, y así seguirá en adelante, es también profesora desde hace 30 años. Actualmente da clases en el Instituto Europeo de Diseño. Y algunos pequeños monográficos particulares en su estudio.

No dejéis de visitarla, su obra y su personalidad, no os dejarán indiferentes.
Realmente inspirador. De nuevo, GRACIAS por compartir con nosotros tu visión del arte de la creación, el espíritu de tus obras y de la cerámica en particular.

Foto de Marre Moerel

 

Conoce más sobre Marre Moerel:

Página web: http://marremoerel.com/web/

Facebook: https://www.facebook.com/marre.moerel

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account