En cerámica nos referimos a monococción cuando esmaltamos una pieza en crudo, directamente, sin pasar previamente por la fase de bizcochado. No es la manera académica de realizar la técnica de esmaltado, sin embargo la práctica nos dice que podemos hacerlo con algunos esmaltes y en ciertas piezas.

 

Las piezas de barro crudo tienen siempre agua (humedad). Es por ello que podemos aplicar sobre ellas en primera cocción los engobes (porque son pigmentos compuestos de arcilla), Necesitamos que en el “bizcochado”, o primera quema, la humedad de la pieza se vaya por completo, para que el desarrollo del esmalte sea el correcto. En este proceso, además de la pérdida del agua residual se produce la consecuente reducción (merma) del tamaño de la pieza.

Sin embargo hoy en día existen esmaltes comerciales que no necesitan ser aplicados sobre la pieza bizcochada y que ofrecen acabados exactamente iguales a los esperados si realizáramos dos cocciones.

Antes de abordar qué esmaltes se pueden utilizar en monocción, es importante tener en cuenta también que no todas las piezas responderán igual a esta forma de esmaltado. El cuerpo de la pieza, su grosor o la utilidad final, influyen notablemente en nuestra decisión de realizar una o dos cocciones.

 

¿Qué tenemos que saber antes de optar por la monococción?

  • La pieza tiene que estar completamente seca antes de aplicar el esmalte. A su vez, es importante dejar secar el esmalte en su totalidad (al menos durante un día), antes de meter la pieza en el horno. Evitaremos que aparezcan grietas.
  • Cuando hablamos de piezas utilitarias (vasos, platos, tazas, etc), recomendamos hacer dos cocciones. En ocasiones si la capa aplicada en monococción no es lo suficientemente gruesa, obtendremos piezas porosas tras pasar por el horno, no aptas para uso culinario.
  • Cuando aplicamos esmalte sobre una pieza seca, volvemos a incorporar agua al barro. Por eso hay que tener especial cuidado con las piezas muy finas, ya que hay un mayor riesgo de rotura y de aparición de grietas, durante el esmaltado en monococción.
  • Podemos aplicar el esmalte por vertido o con paletina. En la medida de lo posible, recomendamos la segunda opción, porque podemos controlar mejor la capa que aplicamos (evitando de un lado roturas; y por el otro, asegurándonos de un correcto esmaltado).
  • Es imprescindible que apliquemos capas gruesas de esmalte y al menos dos capas (tres en el caso de alta temperatura).
  • Podemos realizar decoraciones en monococción en barro de alta y baja temperatura (con el esmalte adecuado).

Generalmente utilizamos monococción para rentabilizar las cocciones así como para endurecer más rápido una pieza que es difícil de manipular, y no queremos que corra riesgos en cada cocción.

Otra ventaja posible de esta modalidad es el tratamiento de piezas en crudo una vez esmaltadas. Algo parecido a lo que haríamos con engobes (como el esgrafiado, por ejemplo), pero utilizando esmaltes.

Estas recomendaciones están basadas es nuestra experiencia profesional. No obstante cada pieza es diferente, y es imprescindible hacer pruebas previas.

Cada obra es distinta y cada barro también reacciona de forma diferente.

 

Esmaltes aptos para su uso en monococción

No todos los esmaltes pueden utilizarse directamente sobre la pieza de barro crudo. El resultado final no será el esperado, obteniendo tonos mates (cuando se trate de esmaltes brillantes) o bien acabados ásperos y falta de capa.

 

Los esmaltes Mayco Stoke&Coat

Son los reyes en el campo de la monococción. Funcionan muy bien, en todos sus colores, poniendo siempre una capa gruesa. Además, tienen la densidad perfecta para su aplicación en crudo, ya que no escurren. Otra ventaja es que se pueden usar en alta y baja temperatura (en ocasiones los colores rojos y naranjas varían levemente su tonalidad en alta temperatura).

 

En alta temperatura y en polvo, tenemos dos esmaltes que se comportan muy bien con una sola cocción.

Esmalte Transparente Brillo O-6025

Esmalte Transparente Mate O-6048

 

En general muchos esmaltes de la Serie O de la casa Prodesco funcionan en monococción. Sin embargo, recomendamos hacer pruebas previamente con todos ellos.

Siempre aconsejamos realizar tests antes de lanzarse al esmaltado de una pieza sin pasar por la fase de bizcochado. Hacer muestras de color es un imperativo en cerámica. Si no, podemos obtener desastres irreparables en pieza que no se pueden repetir.

Las fotos muestran las prueba realizada sobre barro crudo decorado con hilo de cobre en monococción y que ya os contamos en un tutorial anterior.

Cerámica decorada con hilo de cobre

Y vosotros, ¿usáis algún esmalte diferente a los recomendados, en monococción?

¡Comparte con nosotros tus avances y conocimientos!

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2020 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account