Conocemos a Déborah desde hace muchos años, circunstancias de la vida que te cruzan en el camino. Ahora Déborah tiene su propia carrera dentro de la cerámica. Pequeñas obras que representan, en conjunto, parte de la historia de un país: LA CERÁMICA en mayúsculas. También os contamos cómo nació, hace ya dos años, la colaboración de Déborah con Marphil.

Ella andaba liada en trabajos de contenido digital (Telecinco, Disney, entre otros) y siempre le rondaba la idea de acercarse a la cerámica, su verdadera pasión. Es finalmente cuando da ese paso cuando retomamos el contacto y comenzamos a desgranar la posibilidad de colaborar juntos. Ambos somos inquietos y nos gustan los retos. Déborah nos cuenta que se lanza de lleno a este apasionante mundo de vivir del barro. Aprovechando su pasado de periodista, le proponemos explorar juntos, vías de comunicación que hagan que este arte llegue a un público mayor, que entre los dos podamos dar voz a toda esa obra personal realizada con mimo en cada taller de nuestra geografía.

Hoy es martes y hemos quedado a comer, en uno de esos huecos rápidos que sacamos para ponernos al día. Aprovechamos para que Déborah nos cuente un poco de su historia y su trayectoria, cómo miró a la vida y le dijo dónde ella quería situarse, en el lugar que está ahora, rodeada de arcillas, esmaltes y…… de GANAS. Porque la historia de Deborah, como tantas otras, es la historia de cómo con voluntad y empeño es posible dar un cambio de rumbo a tu vida y cómo es uno mismo quien alinea los astros para que las cosas sucedan, no al revés.

Esta es la historia de “Si quieres, puedes”.

 

Cuéntanos cómo ha sido el antes y el después.

Desde los 26 años empecé a introducir la cerámica en mi vida a modo de hobbie dando clases con Pedro León. Bueno lo cierto es que ya anteriormente, con 7 años, de niña, toqué el barro en un Centro Cultural. Aunque siempre me ha gustado tejer, dibujar y todo aquello relacionado con desarrollar mi creatividad. Mi mente siempre me ha demandado trabajos creativos, manuales.

La cerámica siempre estuvo ahí pero nunca de manera definida. Entre Bellas Artes y Periodismo finalmente opté por la segunda. Fue cuando logré un trabajo medianamente remunerado cuando comencé a recibir clases y pronto me di cuenta de que era lo que más me gustaba. Me equivoqué completamente de profesión y en plena crisis de los 30 (bienvenidas todas estas crisis!!!) decidí dar un cambio radical a mi vida.

Después de realizar mi primera tetera, la primera pieza que me convenció como tal, fue cuando tomé la firme decisión: TENGO QUE DEDICARME A LA CERÁMICA.

Al año siguiente me apunté por las tardes, mientras aún trabajaba, a la Escuela Oficial Francisco Alcántara de Madrid. No sabía todavía de qué forma, porque son muchas las dudas que surgen, pero sí tuve la certeza de que mi camino iba a estar ligado con la cerámica y con la creatividad.

El siguiente año me apunté al taller de María de Andrés, por aquella época vivero de jóvenes artistas soñadores procedentes de muy distintos ámbitos.

Aprendí a valorar lo duro que es trabajar y formarse a la vez.

Estando allí surgió el proyecto Kiln Shop, junto a María, Ana y Carlos, una línea de venta de cerámica de autor, apoyado desde el primer momento por una tienda online con la que aprendí mucho del mercado digital y especialmente del e-commerce, entonces incipiente en España en lo que respecta a nuestro sector.

Todo este aprendizaje me ayuda a seguir conociendo el oficio y sacar mi propia marca y obra.

La decisión está tomada, me quiero dedicar a esto, (y acota)… siempre, claro está, que sea viable económicamente.

La venta suele ser el problema para muchos ceramistas. Y qué mejor forma que hacerlo que en tu propio espacio. Por eso tenía claro que mi proyecto pasaba por crear una tienda a pie de calle, muy ligada al taller.

Desde mi punto de vista, no veía otra opción si quería que funcionara el proyecto desde el minuto uno.

Creo que me ayudó mucho mi experiencia previa en otro sector tan diferente a la cerámica como es el periodismo o el marketing.

 

El color en tu obra

Pues lo cierto es que el color no es uno de mis fuertes, aunque sí es verdad que parte de mi obra es colorista.

Mi obra es luminosa pero por el contraste que ofrece frente al blanco. No suelo combinar varios colores en una misma pieza. Trabajo con óxidos silicatados principalmente en tonos pastel, cuando uso color.

Pero me encanta el blanco de la porcelana, al natural. Un poco como Edmund de Waal o el rey Augusto II de Polonia apodado Porzellankrankheit (“porcelain sickness”). Cada día me obsesiono un poco más con la calidez de ese blanco, con los diferentes tonos y temperaturas de color que puede dar algo a la vez tan neutral. Para mí todo eso es luz, al final.

 

Modelado, torno, moldes, cuál es el orden de prioridades

El torno es lo que menos practico y modelado lo que más. Los moldes son un buen recurso sobre todo para llegar a ciertos volúmenes. La escultura es lo que más disfruto, sin duda, y ojalá tuviera más tiempo para dedicarle. También trabajo bastante con planchas.

Algo que me encanta es reconvertir objetos de la vida cotidiana y darles mi toque personal y otra función, completamente diferente para la que fueron creados en origen.

 

Influencias

Me interesan mucho en las tendencias decorativas, el diseño nórdico y el estilo asiático, es lo que más me inspira. El Art Nouveua, y la Naturaleza, ahí está todo. Ella no los ofrece de manera generosa, sólo hay que fijarse. Además el barro te conecta con ella y con nuestra parte humana, es una conexión interna. La cerámica está muy ligada a un estilo de vida o una forma de verla.

 

Qué ha sido lo más difícil

La perseverancia y la falta de tiempo para uno mismo. Hay que echarle muchas horas. La pasión sin duda es el motor de mi negocio pero no quito el ojo a la rentabilidad, es fundamental también.

Aunque no puedo dejar de estar contenta, he convertido mi pasión en una forma de ganarme la vida. 

 

Trabajos y colaboraciones

Algunas de mis colaboraciones han sido con Mahou, realicé el diseño y reproducción de unas tazas promocionales. Actualmente trabajo con El Museo Thyssen Bornemisza, con escultura y vajillas, y con Guille García-Hoz con bisutería; realizo platos para el restaurante La Tía Carlota y he realizado bandejas para SlowLove.

Compagino la obra comercial con otra más personal y pasional. La pieza utilitaria al principio me apasionaba pero he evolucionado y ahora me atrae la pieza más artística. Me gusta picar de muchas cosas y asumo que esto me aleja quizá del pleno dominio y las pureza de un estilo, pero creo que al mismo tiempo enriquece mi obra.

 

Proyectos de futuro

Lo primero y más importante que tengo en mente en seguir lanzando mi marca y diseños personales, a través de mi tienda online, que acabo de estrenar (https://deborah-abizanda.es/e-shop/), y en otros puntos de venta y marketplaces. Esto como siempre significa tiempo, para poder crear más y nuevas piezas. Tengo muchísimo en mente y sobre papel, pero me falta el tiempo para materializarlo!

Y en segundo lugar, algo que me ilusiona mucho, en mayo tengo una exposición individual. Pronto daré detalles.

 

Lo que cuenta Déborah nos parece muy interesante. Estamos en la era del emprendimiento. La crisis económica primero y el auge tecnológico después han creado un nuevo mundo en el que resulta obligado reinventarse de manera permanente. La velocidad a la que discurre hoy la vida es mucho mayor y la obsolescencia de las modas, las propuestas es difícil a veces de asimilar.

Tenemos que aprender a asumir que la separación entre trabajo y vida personal es pequeña. Claro que hay que luchar para mantenerla pero lo más importante es que el paso de una a otra parcela de nuestra vida no resulte traumática.

Hay que trabajar, y muy duro, para llevar a buen término los proyectos en los que nos embarcamos. Por eso es tan importante que estas horas las dediquemos a una labor que nos guste. Os dejamos el siguiente video que esperamos os sirva de inspiración.

Gracias Deborah por tu tiempo y por contagiarnos tu forma de ver la vida. Esperamos que tu experiencia sea estimulante para todos aquellos que ven en la Cerámica una oportunidad para labrarse un futuro laboral ligado a los sentimientos.

Conoce más de Déborah Abizanda Ceramics.

Web: https://deborah-abizanda.es/
Facebook: https://www.facebook.com/deborahabizandaceramica/
Instagram: https://www.instagram.com/deborah_abizanda/

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account