Cuando el alma entra en ebullición, el entusiasmo rebosa por cada poro, la fuerza y la ambición de expresar lo que se mueve dentro del cuerpo y de la mente humana, surge una artista, la artista Rafaela Pareja. Un camino de aprendizaje, experimentación y continua búsqueda. Hemos hablado con ella del arte de la cerámica en su máxima expresión.

Quién: La artista y ceramista Rafaela Pareja.

Por qué: Porque queremos conocer de cerca la personalidad y la obra de uno de los referentes de la cerámica contemporánea en España.

Dónde: En su taller de Vinalesa, Valencia.

Para Rafaela la felicidad es poder dar forma a todo aquello que fluye por su interior. Ese río de vida se convierte en objeto, y a su vez, ve la luz ante millones de ojos en una exposición.

Me gusta ver que puedo materializar mis ideas.

Su trabajo es un proceso de introspección, de búsqueda interior. Pero también es observación del entorno.

“Es esencial para mi trabajo prestar atención a lo que me rodea, poner mi mente en blanco. Entonces recibo una información, caigo en amor absoluto con lo que está ocurriendo, y comienzo a hacer bocetos”. Y empieza la magia.

La obra de Rafaela Pareja es absoluta delicadeza en gran formato. Piezas en las que los huecos y los vacíos, son protagonistas, pero también el movimiento del barro, sus ondas, las formas orgánicas y las texturas.

Empecé trabajando con materiales más pobres. Luego me pasé al gres, para poder realizar piezas de gran tamaño. Para mí era más cómodo.

Hoy la porcelana es la protagonista. “Me gusta la porcelana por su sutileza, por su acabado aterciopelado. Y añado papel para poder trabajar mejor”.

Pero comencemos por el principio, ¿cuándo y por qué toma contacto Rafaela Pareja con la cerámica?

Llegué por casualidad a este mundo. No era mi plan inicial. Yo quería estudiar filosofía y arte dramático. En el pueblo en el que crecí, en el interior de Valencia, me ahogaba, yo quería estudiar, salir, vivir a tope la vida, explica sonriendo.

Pero en ese momento no tenía dinero para la universidad así que me apunté en la Escuela de Artes y Oficios, que era más económica.

Comencé haciendo escultura, modelismo, y entré así en contacto con el material cerámico. Enseguida me sorprendió y entendí que gracias a él, se abría un mundo de posibilidades.

Literalmente , me enganché a la cerámica

¿Cuándo tuviste tu primer taller?

Mi primera cocción, a raíz de un encargo, la realicé en el taller de Samuel Bayarri. Él me ha ayudado mucho. En los años 90 comenzamos a compartir taller. Queríamos vivir del arte pero era muy difícil. Y tuvimos que comenzar con artesanía, realizando piezas repetidas y asistiendo a ferias.

Rafaela lleva 37 años en esta aventura de la cerámica y su evolución es notable. Actualmente, está pasando por un buen momento. Ocurren muchas cosas, se mueve el mercado a nivel internacional, y ha aumentado el interés por la cerámica.

Además, llevas 30 años dedicados a la docencia cerámica

Sí, doy clases en un centro gestionado por el Centro Social El Grao, una asociación sin ánimo del lucro, cuyo local y espacio de trabajo es aportado por la Consejería de Valencia. Me gusta dar clases, es lo que me da un poco más de libertad e independencia, para poder seguir creando.

El Arte y la obra, ¿qué te inspira en tu trabajo artístico?

La Naturaleza es mi impulso: todo lo vegetal, las nubes.

Pero ahora estoy más en mi interior, en el movimiento celular.

Se trata de acercar “el arte a la vida”.

Anatomías, Animales de compañía, Calados, Esponjas… todas ellas colecciones que exploran el mundo de los sueños, el mar, las texturas, las relaciones personales, la Vida con mayúsculas.

Para conseguir traducir todas estas sensaciones en materia, forma y contenido, Rafaela Pareja ha desarrollado su propia técnica, fruto de la experimentación.

Trabajo mucho con placas y con macarrón. Pero antes de aplicar el barro, construyo estructuras con materiales más rígido que sirvan de soporte en la pieza, como el poliespán.

Hay ciertas piezas que las trabajo en gres, y añado veladuras en porcelana.

Me ayuda mucho también poner papel en la pasta de porcelana. Y trabajar con mayas, con redes, que hacen que la pieza coja más resistencia en seco y así puedo manipularla.

Me motiva mucho aprender con mi trabajo

 

¿Qué herramienta no puede falta en tu taller?

Pues muchas cosas, piedras, palillos, paja, conchas… Sobre todo material orgánico, de todo tipo. Pero la realidad es que mi herramienta esencial son mis dedos.

Además de su faceta escultórica Rafaela Pareja tiene una relación muy especial e intensa con el Séptimo Arte.

El cine es un vehículo muy poderoso y permite llegar a la gente de forma sencilla y rápida.

Tanto es así que en 2016 recibió el Premio del público a la mejor obra documental en Fifma, Monreuil, París por su corto La Vasija.

Se trata de un corto realizado y protagonizado por Rafaela, producido por Melany Pérez y realizado por Luis H. Pardo.

Un plano fijo repleto de intensidad y con el barro como protagonista. La vasija en esencia, el recipiente, y el artista, las manos de Rafaela, el lenguaje.

 

¿Qué opinas del mercado actual de la cerámica?

A nivel creativo hay mucha gente interesante y con ganas, la materia prima en España la tenemos.

En venta de Arte, sí que considero que en España está todo muy parado. Veo oportunidades en otro países como China o Rusia, donde sí que hay crecimiento en ventas.

¿Proyectos de futuro en la agenda de Rafaela Pareja?

La Vasija tendrá tres partes más, y pronto me iré a rodar a China, para continuar.

Además, me encantaría hacer una residencia en el extranjero, tal vez en China también. Quiero hacer piezas aún más grandes, y allí tienen unos hornos increíble!!, explica riendo

En mi día a día, continuaré con mis clases y con los talleres que organizo en mi taller, dirigidos por otros ceramistas que me motivan. Me gusta porque me mantienen al día en conocimiento de técnicas y además se forman sinergias muy interesantes entre las personas que vienen a estos cursos.

Del 21 al 23 de septiembre Rafaela Pareja ha organizado un curso de pastas coloreadas en el torno con Alejandro Fernández Espejel.

Además, Rafaela ha participado en el I Simposio Hispano Ruso de cerámica que ha tenido lugar hace unos días en Málaga, con el objetivo de intercambiar conocimientos y experiencias relativas a la Cerámica entre artistas rusos y españoles en torno a una propuesta conjunta: Éxodo. Los trabajos serán expuestos el 4 de septiembre en la Sala de Exposiciones de la Finca Municipal El Portón en Alhaurín de la Torre.

Una artista, promotora, profesional en fondo y en forma, experta en la técnica… Así es Rafaela Pareja. Una simbiosis perfecta entre elementos que dan como resultado al artista 360. Hablando con ella nos vamos cargados de energía, con la sensación de que se puede hacer mucho más y llevar la cerámica española muy lejos. ¡Gracias Rafaela! Por tu tiempo y por llenarnos de buenas vibraciones.

 

Más sobre Rafaela Pareja:

http://www.rafaelapareja.com/

https://www.instagram.com/ceramicaaaaa/?hl=e

https://www.facebook.com/rafaela.pareja.5

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Contactanos

Enviando

©2019 Marphil Cerámica. La tienda del ceramista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account